SOBRE

INOPIA

Están por todas partes, revolviendo el mundo y rebuscando a su alrededor movidos por una insaciable curiosidad, fruto de su necesidad de respuestas a la infinidad de preguntas que acuden a su mente a raíz de la observación o la imaginación.

Se cuelan por pequeños recovecos, suben a las más altas cumbres y bajan a los abismos más recónditos, emprenden peligrosas aventuras movidos por ideas sencillas o divagan inmóviles sobre mundos mentales inmensos durante días. Nadie gana a estos seres en cuanto a la búsqueda de respuestas, pues no esperan a que la duda acuda a sus cabezas, si no que nacen con ella y no la sueltan jamás, son las criaturas más curiosas que existen, pero también son muy olvidadizas, ya que en algún momento y por algún motivo, hayan aprendido o descubierto mucho o poco, olvidan lo que saben, y vuelven a empezar.

L@s INOPIA son el mayor símbolo de curiosidad que puede encontrarse, una curiosidad nutritiva y enriquecedora que trajo consigo la inteligencia, ¿o la inteligencia trajo consigo la curiosidad? En cualquier caso, una siempre hace crecer a la otra, y es la duda la que suele conseguir la respuesta al notar que ahí falta algo, al estimular esa necesidad natural de saber, aprender a atender al detalle inconscientemente y a hilar ideas y conceptos, encontrando en ocasiones cosas en las que no se había pensado siquiera que pudiesen existir.

Hay INOPIAS donde quiera que podamos imaginarlos, y su inteligencia es suficiente como para poder entender el mundo y su contenido, relacionarse y comunicarse con este, y conservar algunas de las respuestas que encuentran dentro, o fuera, aunque lo que baste conservar sea la duda, o una pregunta concreta. Hay algo que l@s INOPIA jamás olvidan una vez se cuestionan, la pregunta sobre ¿Qué es la Realidad? Esto les hace incluirse para siempre dentro del resto de su futuro, su presente y su pasado, haciendo manar miles de preguntas más y moviéndolos a indagar con más ahínco si cabe en la existencia.